dilluns, 30 de març de 2015

LAS CLAVES DE LA COMUNICACIÓN

El cuatrimestre pasado, en la asignatura de Metodología de la Enseñanza nos mandaron una lectura voluntaria titulada La isla de los cinco faros de Ferrán Ramón Cortés. A pesar de no haberme leído el libro entero sino una adaptación, parecido a un resumen de todos los capítulos, me pareció muy interesante, un libro de mucha utilidad para estar más seguros de nosotros mismo al tener que exponer en público, de no irnos por las ramas y ser claro y conciso en todo momento.

Me gustaría hacer un resumen de la adaptación que Alejandro, el profesor de Metodología nos proporcionó. Que lo leyeseis y reflexionarais el porque a veces nos perdemos en una exposición o mandamos un mensaje poco claro que no es percibido por los oyentes con claridad.

Aquí os dejo un enlace donde podéis encontrar la adaptación que tuve el placer de leerme. Os recomiendo que le echéis un vistazo. No os va a defraudar y  llegaréis a entender la comunicación como un recuro metodológico.

Después de ofrecer una conferencia Ferran sintió la decepción del fracaso. Su mensaje no había llegado a los oyentes. Acompañando a Ferran en su recorrido por los faros de la isla de Menorca descubrimos cuales son las claves de la comunicación, las claves para que nuestros mensajes lleguen con claridad y efectividad. Como he comentado anteriormente, este libro nos servirá de ayuda para que nuestro mensaje sea claro, conciso y directo, tanto a nivel personal como a nivel profesional.

Echo un primer resumen de lo que trata el libro a grandes rasgos, pasaré a resumir el contenido de los capitulos, que no revelarán las claves de la comunicación. Espero que os sirva de mucho y que lleguéis a comprender la importancia de la comunicación así que ¡vamos allá!.

  • 1. EL FARO DE FAVÀRTIX (Un único gran mensaje): Antes de cada comunicación tenemos que tener muy claro lo que queremos decir; basarnos en una gran idea que debemos tener presente en todo momento, una idea que podríamos nombrar como la “columna vertebral” y cualquier ejemplo o argumentación tienen que girar en torno a esta columna. Un fallo que tenemos a la hora de comunicarnos es la gran cantidad de ideas y conceptos que queremos transmitir y que al final se diluyen y la comunicación pierde su esencia, su magia, con lo que no conseguimos que nuestro mensaje sea reconocido por los oyentes por la cantidad de información que estamos “vomitando”. Además de ser una gran idea, debe ser única, original, valida. Debe ser una idea nueva o una formulación diferente de una idea ya conocida que ofrezca algo especial y único a los oyentes. Comparándolo con los faros, que al fin y al cabo es la esencia del libro, los faros ofrecen un único y gran mensaje persistente, 2+1 cada quinces segundos… Un gran mensaje o idea 

  • 2. EL FARO DEL CABO DE ARTRUTX (Contar de forma memorable): La segunda clave que nos revela el faro de Favàrtix es el aspecto memorable de nuestra gran idea y esto lo conseguimos a través de las historias. La luz de Artrutx y su mensaje brillan por encima de todas las otras luces. Referente a la comunicación se refiere a que debemos conseguir contar las cosas de forma que destaque y brille con su propia luz por encima de todos aquellos mensajes que recibimos constantemente. Contar una cosa, dando mucha información en poco tiempo, o convertirla en una historia, produce un efecto muy diferente en nuestros oyentes. Las historias quedan grabadas en nuestra mente, todo lo contrario a informar sobre una cosa, en la que nos pueden ofrecer datos muy específicos o demasiada información difícil de captar y de acordarse. Además las historias tienen muchas formas de ser visualizadas e interpretadas dependiendo de la persona. Las historias como forma de memorizar nuestro mensaje. 

  • 3. EL FARO DE PUNTA CANI (Comunicar con un lenguaje que conecte): En este faro Ferrán se da cuenta de que los faros ofrecen un lenguaje claro y entendible para la gente del mar; un lenguaje que comparten todos los oyentes y que consigue conectar de manera fácil con ellos. Si trasladamos el lenguaje de los faros a la comunicación verbal, comprendemos que el lenguaje que escogemos para comunicarnos es esencial a la hora de llegar a nuestros oyentes. No debemos usar nuestro propio lenguaje, sino un lenguaje adaptado a los interlocutores, que consiga establecer relaciones con ellos y sea fácil de entender. Además el lenguaje que utilicemos en cada tipo de situación dice mucho de nosotros; si utilizamos un lenguaje muy técnico o inentendible para nuestros oyentes, pareceremos fríos y prepotentes, queriendo marcar una cierta distancia entre el locutor y el oyente; digamos que establecemos un peldaño de superioridad; en cambio si utilizamos un lenguaje común a los oyentes, que pueda conectar de una manera fácil con estos, decidiremos ser cercanos a la gente, quedando al mismo nivel. Un lenguaje que conecte con los oyentes.

  • 4. EL FARO DE CAVALLERÍA (El mensaje que vale es el que capta la gente): El faro por dentro ofrece una luz continua, pero por fuera resulta ser una luz intermitente. No importa lo que el faro quiera decir, sino lo que captan los barcos. El mismo caso pasa en la comunicación verbal, no importa lo que nosotros hayamos querido decir sino lo que capta la gente. Además tenemos que tener presentes en todo momento nuestros sentimientos. Me gustaría remarcar el mensaje que le envía Ferrán a Maxal descubrir la esencia del faro de Cavallería: Comunicamos lo que sentimos, nada más lo que sentimos. Y lo que sentimos no se puede esconder. Nuestros sentimientos deben estar presentes en todo momento, ya que si los ignoramos, no sabemos lo que estamos comunicando. Los sentimientos son los que mandan a la hora de comunicar. Podemos tener la intención de comunicar algo, pero si nuestros sentimientos no están presentes daremos un mensaje que no se corresponde con el que queríamos dar. 

  • 5. EL FARO DE LA ISLA DEL AIRE (Invitar en vez de intentar convencer): Como dice el mensaje que envía Ferrán a Max: “Soy yo quien navega hacia el faro si él me seduce. Pero no me empuja ni me viene a buscar. Respeta mi libertad. Ésta es la gran y última clave”. Esta frase resume muy bien el gran problema que Ferrán tuvo en su exposición, intentar convencer a la gente de lo correcto de su exposición. A la hora de comunicar hay que dar información, pero a la vez dejar la total libertad al locutor. Es importante mostrarse firme, con fuerza y convicción en nuestro mensaje, pero siempre respetando al oyente, no quitarle su espacio ni aprisionándolo en que tú idea es la única correcta y la que hay que seguir. La contestación de Max es muy oportuna y con una frase muy simple y corta consigue reafirmar lo dicho: “Es tu convicción la que me convence, no cualquier esfuerzo que puedas hacer para convencerme. Esta es, en efecto, la quinta y definitiva clave.” Ferrán volvió a Cavallería de nuevo, pero aquella vez el ambiente resultaba muy eléctrico, salvaje y excitante. Aquel faro era muy tranquilo y relajado, pero aquella vez, su faro favorito, se batía con una fuerza extrema, mucha lluvia y viento que provocaron en Ferrán unas emociones muy fuertes. En ese instante, se dio cuenta de que nuestro mensaje debe ir acompañado de emociones. Debe conseguir provocar emociones en los oyentes. Conseguir llegar a la gente hasta su corazón.


"Olvidamos las cosas que sólo entendemos. Recordamos siempre las cosas que, además de entender, sentimos."
          


1 comentari:

  1. Además de algunas faltas de ortografía ("echo" de hacer es con "h"), no haces un resumen, sino que lo copias, por ejemplo de aquí.
    http://spirostrategy.es/2015/03/05/la-isla-de-los-5-faros-claves-de-la-comunicacion/
    ¿Cómo valorar algo copiado?

    ResponElimina